Métricas de Sostenibilidad: Carbono Incorporado vs. Eficiencia Energética

Trabajadores de la construcción revisando las métricas de sostenibilidad de carbono incorporado y eficiencia energética en el sitio.

La sostenibilidad es una consideración crucial en la industria de la construcción. Hay dos métricas principales para medir la sostenibilidad de un edificio: el carbono incorporado y la eficiencia energética. Pero, ¿cuál es la diferencia entre ellos? ¿Y cuál es más importante?

Durante años, la construcción sostenible se ha centrado en la eficiencia energética, pero el carbono incorporado puede proporcionar una lectura más precisa del impacto ambiental de la industria de la construcción.

¿Qué es la Eficiencia Energética?

El discurso sobre la eficiencia energética comenzó en la década de 1970 e inicialmente se llamó simplemente conservación. Esta tendencia fue la primera llamada importante para que los constructores consideraran el impacto ambiental de sus diseños.

La eficiencia energética es una medida de la cantidad de energía que utiliza un edificio durante su funcionamiento y no tiene en cuenta la energía necesaria para crear el edificio. La alta eficiencia energética es el objetivo de las tendencias de construcción, como viviendas netas cero y códigos y estándares como el Código Internacional de Conservación de Energía de 2021 y los Estándares Nacionales Estadounidenses ANSI/ASHRAE/IES 90.1 y ANSI/ASHRAE/IES 100.

¿Qué es el carbono incorporado?

El carbono incorporado es una medida de las emisiones de dióxido de carbono asociadas con la fabricación, el transporte y la instalación de materiales de construcción. Cuando estos materiales se utilizan en la construcción, liberan emisiones de dióxido de carbono, que es el principal gas de efecto invernadero que contribuye al cambio climático. El carbono incorporado de un material de construcción generalmente se mide en kilogramos de CO2 equivalente por metro cuadrado (kgCO2e/m2).

La «energía incorporada» y el «carbono incorporado» como temas de debate han surgido mucho más recientemente que la «eficiencia energética», ya que los avances hacia la construcción sostenible han llevado tanto a los profesionales como al público a considerar la sostenibilidad en un contexto más amplio. El objetivo de analizar el carbono incorporado es aumentar la eficiencia energética de toda la industria de la construcción desde el principio hasta el producto final, en lugar de solo considerar los costos operativos de energía del diseño final.

¿Qué es la energía incorporada?

La energía incorporada difiere del carbono incorporado de varias maneras. La energía incorporada tiene en cuenta la energía necesaria para extraer, procesar y transportar las materias primas, así como la energía utilizada en la fabricación, pero no tiene en cuenta la fuente de energía. Parte de la energía incorporada puede provenir de fuentes renovables que no emiten gases de efecto invernadero.

“Carbono incorporado” está emergiendo como un término más preciso que “energía incorporada” para hablar sobre preocupaciones de sostenibilidad porque el carbono incorporado mide solo las emisiones de carbono y el uso de energía que se consideran problemáticos, como los gases de efecto invernadero producidos por la quema de combustibles fósiles en comparación con la energía hidroeléctrica.

¿Es el carbono incorporado más importante que la eficiencia energética?

La eficiencia energética solo analiza las emisiones operativas, mientras que el carbono incorporado solo analiza las emisiones creadas durante la fase de construcción. El “carbono operativo” ha surgido como otra medida de la eficiencia energética precisamente para reflejar las medidas del carbono incorporado.

Ambas métricas son importantes de diferentes maneras. La eficiencia energética es importante para reducir las emisiones operativas una vez que el edificio está en funcionamiento. El carbono incorporado es importante para reducir el impacto ambiental de las nuevas construcciones.

El carbono incorporado está cambiando la forma en que vemos la construcción sostenible. Por ejemplo, algunos materiales utilizados en hogares energéticamente eficientes, como los plásticos, permiten una menor emisión de carbono operativo pero tienen un alto contenido de carbono incorporado. Tener en cuenta el carbono incorporado de la casa durante la construcción puede llevar a elegir un material diferente con emisiones resultantes más bajas en general.

¿Qué se puede hacer para reducir el carbono incorporado en la industria de la construcción?

Hay algunas cosas que se pueden hacer para reducir el carbono incorporado, y la industria de la construcción puede tener un impacto significativo en las emisiones de carbono en todo el mundo. El sector de la construcción representa aproximadamente 38% de las emisiones globales de carbonopor lo que es vital tomar medidas para reducir las emisiones en todas las etapas del proceso.

Las calculadoras de carbono destinadas a los profesionales de la industria se han desarrollado para ayudar a los constructores a tomar decisiones informadas sobre los materiales que eligen utilizando evaluaciones del ciclo de vida esperado (LCA) y declaraciones ambientales del producto (EPD).

El transporte también es un factor importante en el carbono incorporado, por lo que los contratistas generales pueden ayudar a reducir las emisiones comprando materiales de origen local, planificando el uso de maquinaria de manera eficiente en todo el sitio y utilizando políticas de «no ralentí» que ya existen en muchos sitios de construcción urbanos. También se están explorando maquinarias y vehículos que utilizan combustibles alternativos.

Otra forma de abordar el problema es centrarse en la construcción resiliente, creando edificios que durarán más tiempo con la misma cantidad de carbono incorporado o menos. Debido a que el carbono incorporado es finito, la medición cubre una fase específica de construcción que finaliza una vez que se construye el edificio, cuanto más dura el edificio, más eficientemente utiliza su costo de carbono incorporado.

Combinación de enfoques para obtener los mejores resultados

Tanto el carbono incorporado como la eficiencia energética se centran en el principal desafío de la construcción sostenible: las emisiones de carbono generadas por la construcción y el uso de los edificios. Abordar este desafío de manera efectiva requiere un enfoque múltiple que considere todos los aspectos del proceso de construcción. A medida que se desarrolla la comprensión de la construcción sostenible, la industria está creando enfoques cada vez más matizados para enfrentar el cambio climático.

Autor colaborador: Justin Havre, Justin Havre & Associates

Justin Havre es un reconocido líder de pensamiento en el espacio inmobiliario y lidera el primer equipo de Justin Havre & Associates de RE/MAX, el equipo número 1 de RE/MAX en Canadá.

Scroll al inicio